Nazarena Vélez y Alejandro Fantino compartieron sus experiencias con las anfetaminas

La presencia de Nazarena Vélez este jueves en Fantino a la tarde dejó tela para  cortar a raíz de nuevos dichos de la actriz sobre su consumo de pastillas.

La actriz y empresaria teatral repasó en el progama de América su relación con dependencia de ciertas sustancias que ingería en forma de comprimidos para bajar de peso, incluyendo laxantes, diuréticos y anfetaminas.

“Me metí en eso y terminé en eso por estúpida. Porque yo empecé con las pastillas por estúpida, por no haberme aceptado. Después terminé en una anorexia, el estómago se me cerró y obviamente casi me muero. Yo me miraba en el espejo y sabía que estaba flaca, sabía que estaba exigiéndome de más”, explicó en un momento de la charla con Alejandro Fantino y su equipo.

En ese momento el conductor decidió contar su propia experiencia. “Me ha pasado a mí. Yo tengo 49 y también en un momento dado entré al mundo de las pastillas para entrenar. Y no es que te las venden en un shopping, te las venden en farmacias especializadas”, explicó.

“A mí me ha pasado de tomar, o me daban pastillas ya cuando tenía veintipico de años para elevar mi rendimiento de entrenamiento, para poder correr más tiempo. En ese momento era pseudo-efedrina, pseudo-anfetaminas, te daba una sensación de fervor cuando entrenabas que no te cansabas, te cerraba la panza, pero después tenías unas caídas y unos bajones violentísimos. Yo entré por los gimnasios donde yo entrenaba”, reveló el animador.

Luego Nazarena Vélez compartió el origen de su dependencia para con fármacos de diversa índole. “Quedé en una publicidad, era muy chiquita, y me dijeron ‘sos hermosa, divina, pero tenés mucho culo’, y me dijeron que tenía que bajar 3 o 4 kilos de un miércoles a un sábado. El sábado grababa y tenía que estar 3 o 4 kilos más flaca”, relató.

Y añadió: “Yo no quería perderme la publicidad ni loca de la cabeza y me empecé a tomar laxantes y diuréticos. Así llegué demacrada, deshidratada, a punto de morirme a la publicidad. Cuando le cuento esto a una amiga después de un tiempo me dice ‘boluda, existen estas pastillas que son buenísimas. Te van a secar la boca nada más, te cierran el estómago’. Y ahí está, como 20 años tomando anfetaminas sin poder dejarlas, con una adicción peor que la cocaína”. 

NazaFant7_1603466885.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up
Scroll Up
× ¿Charlamos un rato?