Contrafarsa reedita un show emblemático, de Uruguay al mundo: «Mucho de lo que habla sigue vigente»

La noticia sorprendió hace unos meses a los amantes de la murga uruguaya, que son muchos en Argentina y en Córdoba: Contrafarsa anunciaba una reunión para reeditar uno de sus espectáculos más recordados. No sólo serán seis funciones con público en el Auditorio Nacional del Sodre de Montevideo (eso sí, con distanciamiento social), sino que este martes 3 de noviembre se transmitirá por streaming para todo el mundo por la plataforma Recitales app. Una apuesta interesante y novedosa para los tiempos que corren.

El motivo de la celebración no es menor. Es que la agrupación está cumpliendo 40 años de su creación, allá en los primeros meses de 1980, en plena dictadura militar. En rigor, los comienzos remiten a un grupo de «gurises» de barrio Sayago, quienes armaron una murga para celebrar el Día del Niño a la que llamaron El Firulete dentro de una cooperativa de trabajo.

Siete años más tarde, esos mismos chicos decidieron participar en el concurso oficial del carnaval, pero tuvieron que cambiarle el nombre ya que Firulete estaba registrado, y pasaron a llamarse Contrafarsa.

«El tren de los sueños», tal el nombre del espectáculo que volverán a mostrar en estos días, fue ganador del concurso de carnaval del año 2000 y según los grandes conocedores de la murga uruguaya, marcó un antes y un después ya que significó un quiebre en la manera de concebir el género carnavalero.

Edu «Pitufo» Lombardo es el director musical y uno de los referentes de la Contrafarsa. Por eso dialogamos con él para tener sus impresiones de este regreso. «La idea nació principalmente porque la murga cumple 40 años desde los inicios cuando se llamaba Firulete y es un espectáculo muy recordado por la gente en el que trabajamos de forma muy colectiva y grupal», comienza contando.

Luego agrega: «Hace años que queríamos hacer algo y nos hemos juntado en alguna oportunidad a canturrear, pero ahí se dio algo más concreto con un festejo. Con lo que está pasando con la pandemia tenemos que tener un aforo menor entonces la murga decidió hace más funciones. La cuestión es que la gente no se quede sin ver el espectáculo. Los que venimos tocando ya nos fuimos acostumbrando a esta realidad».

-¿Por qué crees que fue tan importante El tren de los sueños y qué similitudes y diferencias encontrás con aquellos años? Por lo que se sabe, es un espectáculo que “envejeció bien” como se dice.

-Es muy lindo poder reponer este espectáculo porque hay mucha gente que no lo vio y lo conoce sólo por lo que le contaron, entonces van a convivir estos dos tipos de público. Está aggiornado al 2020, pero nosotros creemos que hay mucho de lo que se habla que sigue muy vigente y tiene que ver con el contexto socio político actual.  Por ejemplo el tema del consumismo, que es una parte fundamental. El tren de los sueños es como un vino añejado, cuando uno vuelve a escuchar las letras se da cuenta de la vigencia.

-Además, vuelven a juntarse con Contrafarsa y celebran 40 años. ¿Qué significa para vos esta murga que nació con ese espíritu cooperativo y barrial? ¿Qué expectativas hay para después de estas presentaciones?

-Es una murga muy importante en mi vida. Yo me crié en ese barrio Sayago al que me mudé a los nueve años y con otros compañeros y compañeras aprendimos a vivir y a compartir todo allí. Pasamos varias etapas con la murga: la niñez, la adolescencia y la llegada a la adultez con un espíritu cooperativo bien de barrio. Ahora nos juntamos en concreto para hacer este show, no hemos pensado en el después. 

-¿Cómo ves el género de la murga en general como gran conocedor de la escena? La aparición de las mujeres y lo que fueron generando algunas murgas movió un poco el avispero. ¿Cómo ves estas transformaciones?

-La murga es un género que fue mutando a lo largo del tiempo y seguirá en ese proceso. Ya sea por las influencias musicales, por estar dentro de un contexto diferente en cada década y por otro lado por la mirada de quienes lo integran. Un grupo de veinteañeros van a plantear cosas bien diferentes a la que pueda tener otros de 50. La mujer ha aparecido ahora en la murga mucho más, pero ya ha tenido su presencia en otras décadas. Me parece un gran aporte evidentemente, por sonoridad y también porque hay grandes escritoras y cantoras. Las transformaciones son bienvenidas. 

-Más allá de la Contrafarsa, te estás presentando con tu proyecto musical y seguís mostrando tus canciones. ¿Qué te inspira a componer hoy? ¿Cuáles son los planes?

-Me sigo presentando a veces como solista, a veces con trío, a veces con banda, tengo distintos proyectos. La inspiración surge de diferentes cuestiones: se vienen imágenes a través de lo que sucede en la calle, una película, un libro. Igualmente, es más trabajo que inspiración. Hay que sentarse a escribir, no hay otro secreto. En el futuro cercano los planes son seguir componiendo y tocando, sigo en esa vuelta.  

contrafarsa_1604344839.jpg
Edu «Pitufo» Lombardo, director musical de la Contrafarsa, rememora sus inicios en con la murga. Foto: prensa Contrafarsa.
contrafarsa_1604344839.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up
Scroll Up
× ¿Charlamos un rato?