Peteco Carabajal llega a Córdoba con su Gira por los 100 pueblos: «Volvemos bien desde abajo»

La reactivación de la actividad musical con el regreso de los shows presenciales viene siendo un gran desafío para artistas y productores, sobre todo por la necesidad de la vuelta al ruedo, tanto por una cuestión artística y económica como por la ansiedad del público de volver al ritual, tal la consigna de la gira que emprendió por estos días Peteco Carabajal.

El problema con que se enfrentan ahora muchas bandas y músicos, incluso consagrados, es cómo afrontar una gira o una serie de presentaciones en este contexto tan adverso por la cuestión sanitaria. En el caso del folklorista santiagueño, eligió volver «bien desde abajo».

«Gira por los 100 pueblos» se llama la propuesta en la que se embarcó Peteco y con la que piensa recorrer gran parte de ese «otro país» del que hablaba Teresa Parodi en su recordada canción, esquivando las grandes ciudades.

Después del arranque en Río Cuarto y en Potrero de los Funes (San Luis), esta semana tendrá cuatro presentaciones en diferentes localidades de Córdoba: miércoles 20, en Miramar; jueves 21, en La Falda; viernes 22, en La Minerita de Unquillo (con entradas agotadas), y sábado 23, en Almafuerte. Para febrero, se suma el sábado 13 en el Anfiteatro de Río Ceballos.

«Es una salida que cerró por todos lados, pensando que estamos parados desde marzo y no se terminaban de activar otras cosas. Fue una propuesta Martín Sueldo, el productor de Córdoba, él está gestionando todo en esta gira», cuenta Carabajal sobre el origen de la iniciativa que pretende continuar durante el año si se dan las condiciones con respecto a la pandemia.

«El streaming no está resultando»Hace unos meses, Peteco se encontraba inmerso en experimentar con el streaming . Finalmente, la cuestión no resultó del todo satisfactoria. «Hicimos un par de streamings que estuvieron bien desde lo artístico y para volver a juntarnos con Riendas Libre», introduce refiriéndose al proyecto que mantiene con sus hijos, Homero Carabajal y Martina Ulrich.

Luego completa: «Realmente no trajeron un ingreso significativo para la economía familiar. La realidad es que el streaming no está resultando. Salvo para muy pocos artistas. Lo hemos dejado de lado. Cuando se anunció oficialmente que no se hacían los festivales de verano, ahí se nos ha puesto dura la cosa. Por suerte, apareció esta propuesta que me parece bastante adelantada».

En esa sintonía de honestidad que lo caracteriza, describe esta nueva iniciativa: «Estamos saliendo a hacer frente a esta situación bien desde abajo. Bien real, yendo a cantar para pequeñas cantidades de gente, ganando lo que den las entradas de cada lugar, pero llevando el mismo mensaje, recibiendo la alegría como recompensa y unos pesitos para quedarnos tranquilos».

Sí, aunque cueste creerlo, para un artista consagradísimo como Peteco también son tiempos difíciles. «Este tiempo de cuarentena ha sido muy duro, y he sufrido mucho el no poder concretar. Incluso ahora mismo, esta gira se va atando hora a hora. Hay muchos lugares que se caen, otros que aparecen. Vamos fecha tras fecha, esperando que no volvamos para atrás porque eso sería terrible. Estamos con el corazón en la mano, pero felices de salir nuevamente», resume. 

¿Y cómo fue el momento de salir nuevamente a las rutas y el reencuentro con el público después de tantos meses? «Fue complejo, muchos nervios por la falta de costumbre de viajar. Una vez que salimos de Buenos Aires a Río Cuarto, ya pasó todo. Esa vuelta a sentir la energía de la gente fue hermosa. Creo que va a ser bien recibida esta idea de recorrer cada pueblo de nuestro país que se pueda», cierra con esperanza.

Peteco vuelve al ritual de encontrarse cara a cara con su público, en shows bien íntimos. (Facebook Peteco Carabajal)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up
Scroll Up
× ¿Charlamos un rato?