Tras el intento de desalojo y las denuncias por violencia de género, habló la mujer de Marcelo Araujo

La familia del periodista Marcelo Araujo quedó envuelta en un escándalo cuando el viernes la hija del relator intentara desalojar por la fuerza a la pareja de su padre mientras este se encuentra internado.

Araujo permanece bajo observación recuperándose de un accidente doméstico y de un cuadro de Covid-19 en el hospital Italiano de Buenos Aires. 

Pero la situación no queda ahí porque su pareja, quien hace 19 años tiene una relación con el relator, habría manifestado ser víctima de violencia de género por parte del hombre de 73 años, razón por la que estaban distanciados, lo que no quitó -según sus palabras- que se hiciera presente para ayudarlo a que lo internaran cuando se cayó y se lesionó.  

“La verdad es que no me gusta hablar de cosas tan íntimas, nuestro entorno nos conoce y sabe que soy una mujer reservada que se ocupa de su trabajo, sus hijos, nietos y su marido hace 20 años. Pero finalmente decidí escribir esto con el apoyo de mis hijos, y lo que quieras ampliar de lo legal podés hablar con mi abogada”, reprodujo Ángel de Brito la palabra de la esposa.

Graciela Ocampo, pareja de Araujo envió una carta pública en la que evita manifestarse sobre la denuncia por violencia de género que hizo en febrero al 911, pero asegura que no va a permitir que la desalojen como un perro por más que el relator le haya donado a su hija el departamento en el que viven. 

La carta, leída en Los ángeles de la mañana, dice lo siguiente: 

“Son muchos años junto a Marcelo, ¡este año cumpliríamos 19 años juntos! Y cómo muchas parejas tuvimos peleas, separaciones, pero siempre volvíamos, siempre lo cuidé y lo seguí haciendo hasta el último momento cuando subí la ambulancia, preocupada por su estado. Es cierto que estábamos distanciados hacía dos meses, pero fue una situación muy triste y grave, en donde tuve que llamar al 911 y no voy a profundizar en eso, no seguí el consejo de la policía que vino a casa y preferí escuchar a mis hijos que me pidieron que me fuera.

Muchas mujeres, para bien o para mal, por temor o por lo que sea, hacemos eso. De ese tema no quiero hablar, sólo decirte que como tantas mujeres sufro hace años una situación que creí ponerle fin ese día de febrero, pero después su estado de enfermedad y abandono, me llevó a volver para asistirlo.

Por eso fue tan duro enterarme que mientras mi marido estaba internado, su propia familia cambiaba la cerradura de donde vivíamos y daba órdenes de que yo no entrara, amenazando con sacar mis cosas a la calle. 

Nunca discutí por el departamento, viviendo ahí con mi marido me enteré que se lo había donado a la hija, y yo no quiero nada que no me corresponda pero después de 20 años y con el padre internado, ¡no podía permitir que me traten como a un perro! Con Marcelo afuera del hospital y sano si Dios quiere, resolveremos nuestros temas como corresponde a gente grande que compartió una vida».

Para denunciar casos de violencia de género se puede llamar al 144 (desde cualquier punto del país) o al 0800-888-9898 (desde cualquier punto de la provincia de Córdoba). Las líneas son gratuitas. Se receptan denuncias las 24 horas. Quien se comunique puede solicitar reserva de su identidad.

araujo_1616441596.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up
Scroll Up
× ¿Charlamos un rato?