Qué fue de la vida de Gisela Bernal: madre full time y un amor a la italiana

Hace mucho Gisela Bernal desapareció de la escena pública (y también del escenario). Hoy, la bailarina lleva una vida muy diferente a la que todos conocían. Sumado claro, a la situación de pandemia y la necesidad de reclusión.

La actriz de Stravaganza se casó en 2019 con el futbolista Eros Medaglia y junto a su hijo Ian se fue a vivir a Buccino Salerno, en el sur de Italia. Aunque dice que en la actualidad se da el gusto de enfocarse en otras cosas, reconoce que “los escenarios siempre van a estar ahí”, porque es algo que ama y hace desde muy chiquita. “Ganas de bailar voy a tener toda la vida”.

En una entrevista con La Nación, la artista habló de su presente, de los escándalos de su pasado y del amor. Sobre su relación y la decisión de irse de Argentina, declaró: “Nos fuimos porque se dio una oportunidad muy linda para Eros. Fuimos primero a Bélgica, en el 2018, después vinimos a Italia, a Buccino, provincia de Salerno, al sur de Italia. Eros es una persona importantísima porque fue quien me devolvió la esperanza, el volver a creer en los hombres y hasta en el ser humano. Y no exagero”.

Hoy por hoy, la bailarina es mamá a tiempo completo y estudia un instructorado en yoga. “Mi hijo es el centro de mis actividades. En Buenos Aires, cuando trabajaba, mi mamá me ayudaba cuidándolo, pero acá estamos solitos los tres. Me tocó ayudarlo con las clases online y acá la escuela es muy exigente: tiene muchas horas de clase y tarea para la tarde. Además, al comienzo no conocíamos mucho el idioma y por eso siempre digo que hice primer grado a la par de mi hijo y aprendí con él a pesar de que soy maestra”.

Gisela también habló del escándalo que atravesó su carrera hace unos años y aseguró que hoy está en paz: “Las cosas sanaron a esta altura, para todos. Pasaron seis años en los que hubo un redescubrirme de mi parte. Hice un proceso muy bueno y estoy bien respecto de las cosas que cambiaron y tienen que ver con el crecimiento, el darme cuenta de muchas cosas, detectar otras”. 

“No cambiaría nunca nada de mi vida porque todo lo que sucedió tuvo una razón de ser y descubrí en mí una fortaleza que no sabía que tenía. En las situaciones límite descubrís quién sos. Pasé por procesos muy fuertes y acá estoy, entera y bien. El amor fue un gran motor de sanación y ese amor estaba en mi hijo, en mi madre, en mis hermanos, sobrinos, en mi familia y mis amigos”, completó.

gisela_1617119011.jpg
Gisela Bernal y su pareja, Eros Medaglia. (Instagram)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up
Scroll Up
× ¿Charlamos un rato?