Estremecedor relato de Cinhia Fernández del episodio de violencia que vivió en Chile

Tras confesar días atrás que durante su matrimonio con Matías Defederico había sufridio violencia física y verbal, Cinthia Fernández se animó a contar en  Los ángeles de la mañana  un tremendo episodio que vivió durante los meses en los que estuvo en Chile con sus hijas, una mañana que el futbolista regresó a la casa completamente borracho. 

“Hubo una noche, bueno… él volvió a las ocho de la mañana, mis hijas estaban durmiendo en otra habitación, yo me había ido con una niñera desde Argentina con la cual tengo contacto hasta el día de hoy y la quiero mucho. De manera que tengo testigos de lo que pasó porque Olga escuchó completamente todo”, comenzó relatando Cinthia. 

“Él llegó a las 8 de la mañana totalmente borracho, en un estado que ya estaba acostumbraba a verlo. Le pregunté dónde había estado, una pregunta normal en una familia, que era lo que yo pretendía. Agresivo, me respondió ‘no me rompas las bo…, no me jodás’. Cuando le digo que quería saber dónde había estado se tira a la cama porque no se podía mantener en pie”, contó y siguió: “Yo le agarré el teléfono para saber dónde había estado, él como pudo se levantó. Yo me encierro en el baño y empezó con las patadas a la puerta, entró al baño y yo tratando de ver qué tenía en el celular”.

“La niñera también sufrió violencia de género por eso confié en que me escuchara, porque era inevitable escuchar los gritos, y que se encerrara con mis hijas en la habitación… Cuando entra al baño me saca el telefono de la mano y lo estalla contra el piso. Y después lo agarra y me dice: ‘esto quería ver hija de p… ahí está, miralo ahora’”, continuó. 

“Después que lo tira me agarra del cuello y me sube. Yo ahí sentí que me iba a morir. Y lo único que pensaba era en que ojalá Olga entrara a la habitación con mis hijas y que no lo dejara pasar, en un momento real pensé que me moría porque no podía respirar. Cuando él se ve que se dio cuenta de esto, porque cambié de color o por las señas que le hacía con las manos… yo tengo mucha fuerza, pero tu cuerpo se vuelve nulo… entonces él me suelta y yo caigo de rodillas al piso, me agarra otra vez del cuello, me pone la rodilla en la espalda y mi cara quedó de costado en el piso y cuando estuve así me dice: ‘ahí tenés hija de…’”, recordó.

“Cuando él sale de arriba mío, salgo del baño y me voy a la habitación y él viene de atrás, me tira contra la cama y mi dedo se engancha con el acolchado y se dio totalmente vuelta. Yo empecé a gritar porque no saben el dolor que sentí en ese momento”, relató.

“Fui al hospital a las 4 de la mañana y fue muy feo como tuve que ir, no podía pisar, tenía mucho dolor, esperé que él se durmiera porque me daba miedo que hiciera algo. La agarré a Olga y le dije: ‘te pido por favor, agarrá un cuchillo, encerráte en la pieza, y no salgas por nada en el mundo si él se llega a despertar y no estoy. Trabá la puerta de las niñas”, siguió y contó: “Le saqué plata de la billetera y fui al hospital a hacerme una placa”, relató. 

Sus declaraciones completas, en el video:

Para denunciar casos de violencia de género se puede llamar al 144 (desde cualquier punto del país) o al 0800-888-9898 (desde cualquier punto de la provincia de Córdoba). Las líneas son gratuitas. Se receptan denuncias las 24 horas. Quien se comunique puede solicitar reserva de su identidad.

cinthia_1617385167.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up
Scroll Up
× ¿Charlamos un rato?